Friday 13 march 5 13 /03 /Mar 17:27

Este es un muy articulo a mi juicio. Uno de los pilares del buen control de la varroasis es la rotación de los principios activos de los productos que aplicamos. El Bayvarol se ha usado masivamente en el país, ya que es uno de los pocos productos aprobados por el SAG de Chile . A veces no se  cumple con este principio de rotación y los productos pierden efectividad.

Una alternativa al Bayvarol (flumetrina) es VEROSTOP mas económico, pero no hay que olvidar, que si se aplicado en el ultimo (s) tratamiento cualquier producto químico para varroasis se perderá el efecto con lo cual los costos variables del colmenar se elevan. Para que hablar como se resiente la producción de miel.


Continuación les dejo el estudio;




Introduccion

 

La varroosis de la abeja melifera Apis mellifera L. es considerada como la enfermedad de mayor impacto económico para esta especie en el mundo (Barriga y Neira, 1988).

 

En Chile después de su ingreso 1994, se ha extendido a casi la totalidad del país apícola, ocasionando altas pérdidas anuales, las que se agravan si el apicultor no utiliza buenas prácticas de manejo en el proceso de producción.

 

En Chile existen sólo dos productos registrados para su uso en apicultura, Bayvarol cuyo i.a. es flumetrina (piretroide) y Amivar cuyo i.a. es amitraz (amidina); por lo que existe la necesidad de investigar nuevas alternativas de control de este ácaro que permitan llevar a cabo cambios de productos y principalmente de que exista la posibilidad de alternar tratamientos químicos con aceites esénciales o ácidos orgánicos, que presentan eficacias más variables pero que son menos contaminantes, aspecto de vital importancia hoy en día en los mercados internacionales donde se transa la miel, los cuales exigen altos estándares de calidad e inocuidad del producto.

 

Es por las razones antes expuestas, que los productos acaricidas orgánicos han tomado gran relevancia, entre ellos se destacan aceites esenciales de plantas y ácidos orgánicos; que además de presentar una buena eficacia en el control, presentan mínima residualidad en la miel y no dañan a las abejas (Imdorf et al., 1995, 1999; Charriere e Imdorf, 2002, Gregorc y Plannic, 2002).

 

Otro aspecto importante del porque la búsqueda de nuevos métodos de control, es que en los últimos años se ha detectado un incremento en la resistencia a los acaricidas actualmente en uso, lo que se debe principalmente a su empleo repetido (Milani, 1995) y algunos casos a un manejo inadecuado (Rice et al., 2004, Goodwin et al., 2005, Martin, 2006).

 

En base a lo anterior se plantea la hipótesis de que los productos comerciales Bayvarol y Apilife Var, son eficaces en el control del ácaro Varroa destructor Anderson & Trueman en la colmena.

 

Como objetivo general se busca determinar la eficacia de los productos Apilife Var, y Bayvarol, para el control del ácaro V. destructor, en una población de abejas melíferas (A mellifera); y como objetivos específicos determinar si existen diferencias en el efecto de ambos tratamientos sobre la caída de ácaros, porcentaje de control del ácaro y efectos adversos sobre la colonia.

 

Material y metodos

 

El ensayo se realizó durante la temporada primaveral del año 2005 (desde el 7 de septiembre al 30 de octubre), en un colmenar ubicado en la zona de Angachilla, a 6 km al sureste de la ciudad de Valdivia (39º38‘S, 73º5'O).

 

Se utilizaron 12 colonias de abejas europeas en colmenas de A. mellifera tipo Langstroth, con una infestación no menor a 5% de ácaros foréticos de V. destructor (según metodología Chile, Servicio Agrícola y Ganadero 1994)

 

El diseño utilizado fue un experimento totalmente al azar, con 3 tratamientos incluyendo al testigo y cuatro repeticiones.

 

Los tratamientos fueron los siguientes:

 

T1: APILIFE-VAR®, la dosis utilizada fue de 4 placas (5*9*1 cm3) de 20g de la mezcla, timol (76%), eucaliptol (16.4%), mentol (3.8%) y alcanfor (3.8%), utilizando en total 80 g. por colmena aplicado en 4 parcialidades iguales cada 7 días. T2: BAYVAROL®, la dosis utilizada fue de 4 tiras por colmena (3.6 mg/tira) ubicándolas entre los marcos laterales, en una sola aplicación, por un periodo de 5 semanas. T3:TESTIGO.

 

La comparación de los tratamientos fue efectuada considerando las siguientes variables:

 

Nivel de infestación (%) en abejas adultas:

 

La determinación se llevó a cabo bajo la metodología descrita por SAG (1994); fue medido en dos oportunidades, pre y post aplicación de los tratamientos.

 

Caída de ácaros por efecto del acaricida.

 

Se contabilizaron los ácaros que caían en el piso de la colmena (Schmidt, 2005).

 

Eficacia de los tratamientos Este parámetro se determinó a través de la metodología descrita por Llorente y Martínez, citado por Ferrer et al., (1995), utilizando la variable nivel de infestación en abejas adultas a través de la formula descrita, para luego efectuar una corrección a través de la formula de corrección de Schneider y Orelli, la cual es utilizado en ensayos con pesticidas para el correcto cálculo de la variable porcentaje de mortalidad (Bakr, 2002).

 

Los análisis estadísticos (ANDEVA y prueba de comparación de promedios Tukey DHS 5%) se realizaron con el programa estadístico Statgraphics Plus.

 

Figura 1. Niveles de infestación en abejas adultas para cada uno de los tratamientos en los periodos de pre y post aplicación. Letras distintas indican DHS al 5%, para cada uno de los periodos. Prueba Tukey.

 

 

 









Efecto sobre la colonia

 

Este parámetro se evaluó sobre la base de dos características puntuales, la condición de la colmena que se determinó según número de marcos cubiertos completamente con abejas y las abejas encontradas muertas sobre el piso de la colmena; además se observó la presencia o ausencia de la reina. Los análisis de estos datos se realizaron utilizando la prueba no paramétrica de Kruskal Wallis.

 

Resultados y discución

 

Los resultados se presentan como comparación entre tratamientos, para cada fecha de muestreo en forma separada. Nivel de infestación (%) en abejas adultas: En la Figura 1, se observan los niveles de infestación en abejas adultas para los períodos pre y postratamiento, en ella se puede observar.

 

Se puede observar que Apilife Var y Bayvarol produjeron una disminución significativa en el nivel de infestación en abejas adultas, siendo ambos estadísticamente similares entre si y distintos al testigo.

 

La eficacia de estos acaricidas en el control de varroosis en abejas adultas, es muy similar a los resultados obtenidos por Martin (2006) al evaluar el producto Apilife Var, así también al alcanzado en estudios realizados por Verde y Demedio (2005) los cuales a partir de una tasa inicial infestación de 5.85% disminuyeron con la utilización de Apilife Var una tasa final de 0.82% muy similar a la reducción alcanzada en este ensayo.

 

Estos resultados muestran que mezclas de aceites orgánicos pueden ser tan eficaces para reducir los niveles de infestación por varroa,como los que se alcanzan con plaguicidas tradicionales, en este caso piretroides. Caída ácaros por efecto de los tratamientos.

 

El ANDEVA arrojó diferencias entre los tratamientos como se observa en la Figura 2, el tratamiento efectuado con Apilife Var fue el que mayor caída de ácaros produjo, siendo estadísticamente distinto a Bayvarol La caída producida por efecto del Bayvarol fue similar estadísticamente al testigo.

 

Los resultados mostraron un aumento en la caída de ácaros para la mezcla de aceites aromáticos respecto al testigo de un 82%, lo que confirma el excelente efecto derribe de Apilife Var, señalado por autores como Imdorf et al., (1999); Verde y Demedio (2005).

 

Figura 2. Efecto de los distintos tratamientos en la caída del ácaro. Columnas con diferente letra son estadisticamente diferentes a P5%

 

 

 





Eficacia de los tratamientos

 

Los resultados presentados en la Figura 3, permiten señalar que la eficacia del tratamiento con Apilife Var fue superior al obtenido con Bayvarol. Los resultados obtenidos con Apilife Var se encuentran dentro de los rangos obtenidos por otros autores como Ellis et al., (2001); Baggio et al., (2004) quienes obtuvieron eficacias de control entre un 65.2–97.1%, así como Imdorf et al., (1999) los cuales señalan que para el producto Apilife Var se pueden obtener eficacia entre 89-92%.

 

Lo que llama enormemente la atención es el bajo resultado obtenido con el producto Bayvarol, ya que su fabricante (Bayer sf.) señala que la eficacia obtenida con la utilización de este producto es sobre un 95%.

 

Esto podría deberse a la presencia de resistencia de los ácaros al ingrediente activo flumetrina o una resistencia cruzada, por aplicaciones realizadas con fluvalinato otro piretroide las cuales son muy comúnmente utilizadas entre los apicultores del país, según lo señalado por Delannoy (2006).

 

Esto parecería evidenciarse más claramente si se compara la eficacia obtenida para este ensayo, con los resultados obtenidos por Milani y Barbattini (1989) , Ferrer et al., (1995), los cuales obtuvieron entre un 96 – 99.86 % con la mitad de la dosis utilizada y con igual dosis que en este ensayo.

 

Figura 3. Eficacia de los tratamientos acaricidas. Letras distintas indican DHS al 5%. Prueba Tukey, para cada uno de los tratamientos.

 

 

 












Cuadro 1. Efecto de los tratamientos sobre la mortalidad de abejas en la colonia. Prueba Kruskal Wallis, P<0.05.

 

Tratamiento

 Mortalidad (medianas)

 

Testigo

  4,3

Apilife Var

  8,4

Bayvarol

  6,9

 

Cuadro 2. Efecto de los tratamientos sobre la condición de la colmena de abejas en la colonia. Prueba Kruskal Wallis, P<0.05.

 

 Tratamiento Condición de la colmena

 

  (medianas)

 

Testigo 

 4,3 a 

Apilife Var 8,4 a

 

Bayvarol

 6,9 a

 

 

Efecto sobre la colonia En relación a la variable mortalidad (Cuadro 1) está no presenta variaciones que puedan estar relacionadas a la aplicación de los tratamientos ya que no se observaron diferencias estadísticas significativas entre ellos; de igual forma no se detectaron diferencias estadísticas significativas para la variable condición de la colmena (Cuadro 2).

 

Los resultados obtenidos para ambas variables reflejan que ninguno de los tratamientos evaluados provocaron efectos adversos observables sobre la colonia que se relacionen a un aumento de la mortalidad y por ende una disminución en la condición de la colonia; esto es coincidente con lo señalado por Imdorf et al; (1995); Mattila y Otis (1999), para estos productos.

 

Respecto al efecto de los tratamientos sobre la reina está no se vio afectada por el empleo de Apilife Var considerándose durante todo el periodo del ensayo como normal es decir la postura no mostró variaciones y/o anormalidades lo que discrepa con en lo señalado por Ellis et al. (2001) los cuales observaron una disminución en la postura de la reina y una disminución en la población de abejas.

 

En lo que respecta al producto Bayvarol, este mostró los resultados esperados ya que el fabricante lo describe como un producto inocuo para las abejas (Bayer. s.f); y así también Haupt, et al., (1996) señalan que este no es dañino para la abeja y no afecta el desarrollo normal de colonia.

 

Concluciones

 

Ambos tratamientos produjeron disminución en los niveles de infestación siendo similares estadísticamente y distintos ambos al testigo (P<0.05). En relación a la eficacia Apilife Var (90%), mostro ser superior a Bayvarol (69%) y estadísticamente distintos, estos resultados muestran que productos en base a aceites esenciales pueden ser igualmente o superiores en su eficacia en el control de varroa a productos químicos como los piretroides, teniendo además como ventaja el no producir contaminación por residuos en mieles y ceras; además de ser más amigables con el medio ambiente. No se observaron efectos adversos de los tratamientos en las abejas adultas y en la reina. 

 

 

 

Vanessa Schmidt S.; Miguel Neira C.; Roberto Carrillo Ll

Universidad Austral de Chile, Valdivia. Facultad de Ciencia Agrarias, Escuela de Agronomía.

 

Por billibilli - Publicado en: Sanidad - Comunidad: Apicultura
Escribir un comentario - Ver los 1 comentarios
Friday 13 march 5 13 /03 /Mar 03:21

Es muy interesante el artículo, uno puede encontrar en la literatura experiencias de este tipo, por ejemplo SUSAETA, M. 1968. Aplicación de un sistema de dos reinas para la polinización de alfalfa y trébol rosado. Investigación y Progreso Agrícola. Instituto de Investigaciones Agropecuarias. Santiago, Chile. Y BANKER, R. 1975. Manejo de colonias con dos reinas. En Dadant e Hijos. La colmena y la abeja melífera. Hemisferio Sur. Montevideo. Uruguay. No tengo claro la factibilidad de hacerlo a mayor escalo para producir mil, esta temporada lo pruebo y les cuento la experiencia.

Lo que esta muy claro con la experiencia es lo que se llama “equilibrio poblacional” en la época de mayor flujo de néctar.







INVESTIGACIONES ESTUDIO COMPARATIVO DE LA PRODUCCIÓN DE MIEL CON UNA Y TRES REINAS POR COLMENA EN LA ZONA DE NUEVA IMPERIAL, CHILE COMPARATIVE STUDY OF HONEY BEE PRODUCTION WITH ONE AND THREE QUEENS BY BEEHIVE IN NUEVA IMPERIAL, IX REGION, CHILE

 Ramón Rebolledo R.1; Carmen Gloria Guiñez V.1; Ximena Araneda D.2; Alfonso Aguilera P.1 1 Universidad de la Frontera. Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales. Temuco, Chile. 2 Universidad Católica de Temuco. Facultad de Recursos Naturales. Temuco, Chile.

RESUMEN
En la Región de La Araucanía se han realizado ensayos donde se comparó la producción de miel de colmenas doble reina y colmenas de una sola reina, con resultados alentadores. Esto motivó la realización de este estudio en la zona de Nueva Imperial, el cual comparó la producción de miel de sistemas de triple reina y sistemas convencionales con una reina por colmena. Para la realización de este estudio se utilizaron 12 colmenas, de las cuales nueve se agruparon para formar los sistemas triple reina, y las tres restantes con una reina fueron utilizadas como testigo. La investigación comenzó el 4 de noviembre del 2004, con visitas semanales, para controlar los factores que pudieran incidir en la producción de miel. La cosecha se realizó el 11 de enero de 2005, alcanzándose producciones promedio de 85 kg de miel para los sistemas triple reina, lo cual fue significativamente mayor a la producción lograda por los sistemas con una sola reina que alcanzaron 19,17 kg de miel promedio. Palabras clave: Triple reina, producción de miel.

INTRODUCCIÓN
 Moeller (1987) define el establecimiento de una colmena como un sistema que se basa en la coexistencia armoniosa de dos o más reinas en una sola unidad. Gutiérrez y Rebolledo (2000) y García (2002) señalan que este sistema tiene como objetivo tener a estas reinas poniendo independientemente en sus respectivos nidos de cría, separados durante la precosecha y cosecha.
 
Los sistemas plurirreinas se han ideado con el fin de obtener altos rendimientos de miel por colmena, teniendo colmenas con grandes poblaciones durante el flujo de miel (Banker, 1975). Según Garau (1990), la razón de tener una colmena plurirreina es que el mismo número de abejas pecoreadoras en este tipo recoge más néctar que el mismo número de pecoreadoras en colmenas separadas. Con respecto a esto Villarroel et al. (1998), Werthein (1995) y Gutiérrez y Rebolledo (2000) coinciden en que no es lo mismo tener dos colmenas separadas, que una sola con dos reinas.

La mayor producción de miel de un sistema plurirreina es debido a un mayor número de pecoreadoreas (Philippe, 1990). Al respecto, Roma (1981) señala que la asociación de dos más colonias provoca un aumento del calor al interior de la colmena, aumentando con ello la actividad de las obreras, y por ende la productividad, la cual ha sido denominada por este autor como emulación del trabajo. Otro hecho importante según el mismo autor se debe al intercambio de olores (feromonas) entre las colmenas, produciendo de esta manera una emulación de la postura con una suerte de competencia entre las reinas, teniendo como resultado una mayor postura.
 
La fusión de dos o más colmenas exige cuidados, para evitar que las abejas de las familias a unir luchen entre ellas (Schopflocher, 1986). Esto se debe a que cada colonia tiene su olor característico, que son las feromonas, y que debe ser uno solo en un sistema plurirreina (Crane, 1990; López y De López, 1983). En consecuencia, para establecer un sistema plurirreina es necesario homogeneizar las feromonas producidas por las reinas y obreras que formarán parte de él, logrando así que exista un olor común en toda la colmena y las abejas se sientan parte de una misma unidad (García, 2002; Philippe, 1990).

Existen variadas técnicas para el establecimiento de colmenas plurirreinas, entre los que destacan dos grandes tipos: sistemas de gemelado vertical y horizontal (Philippe, 1990).

En las colmenas plurirreinas de disposición horizontal se encuentra la colmena Onuba de Bravo y Suárez para dos y tres reinas; la colmena Romero; Dunham, Farrar y Perla (Roma, 1981, Garau, 1990). El sistema de gemelado horizontal o yuxtapuesto consiste en colocar dos colmenas en un mueble único, a un mismo nivel, separadas en forma transitoria o permanente por un excluidor de reinas (Figura 5).

 El sistema de gemelado vertical consiste en colocar las cámaras de cría una sobre la otra separadas por una rejilla excluidora (Philippe, 1990). Según Garau (1990) y Roma (1981), el sistema más conocido corresponde a la colmena rascacielos.

Respecto a la productividad que este sistema puede alcanzar, Moeller (1987) reporta que en Minnesota (USA) los promedios de miel alcanzados por este sistema llegaron a 127 kg por colmena de dos reinas y 53 kg para las colmenas con una sola reina. Hooper (1990) señala producciones en Argentina de más de 150 kg por colmenas. Experiencias realizadas por la Universidad Autónoma de México señalan que los sistemas plurirreinas producen un 101% (Promedio de 52,3 kg) más miel que el sistema tradicional de una sola reina (26,4 kg de miel) (Gris et al., 2004).

En Chile son pocas las experiencias realizadas con sistemas plurirreinas, a excepción de Susaeta (1968) y González (1979), quienes trabajaron con sistema de doble reina, concluyendo que estos sistemas son más productivos que los de una sola reina, ya que se logran colmenas más vigorosas y con mayor población de pecoreadoras.

En la Región de La Araucanía Villarroel et al. (1998) compararon la producción de miel con una y dos reinas por colmena (gemelado vertical), donde obtuvieron una media de 36 kg en el sistema doble reina contra 14 kg en las colmenas de una sola reina. Otro estudio comparativo fue el de Gutiérrez y Rebolledo (2000) en la misma región, quienes compararon la producción de miel en dos sistemas de doble reina (gemelado horizontal y vertical) versus el sistema tradicional (una reina por colmena), obteniendo una producción promedio de 45 kg para el sistema de gemelado horizontal, 28 kg en el sistema de gemelado vertical y 8 kg promedio en el sistema tradicional concluyendo que el sistema gemelado horizontal es mejor que el gemelado vertical.

Por lo anterior, el objetivo planteado en esta investigación fue comparar la producción de miel de un sistema convencional de una reina por colmena versus un sistema de triple reina horizontal en la zona de Nueva Imperial.

MATERIALES Y MÉTODOS
 Las abejas utilizadas en el ensayo correspondieron a la raza ítalo-canadiense, provenientes de un apiario particular, de propiedad de la empresa Araneda e Hija Ltda. Este apiario es manejado en forma tradicional, similar a lo realizado por la mayoría de los apicultores de la región de La Araucanía. La investigación de campo se desarrolló entre las ciudades Imperial-Carahue, específicamente a 9 km de Carahue, en el sector Lolocura, cuyas coordenadas georreferenciadas mediante GPS marca Garlin modelo III son HUSO 180666767, UTM 5714087, a 10 m.s.n.m.

El apiario estaba distribuido linealmente, orientado de Oeste a Este, distribución que no fue modificada. Las piqueras de las colmenas tenían una orientación 160° Sureste. El lugar seleccionado presentaba floración de pradera natural, algunas plantaciones, árboles frutales y bosque nativo. La zona de Nueva Imperial corresponde al secano, en el sector poniente de la Región de La Araucanía (Romero y Demanet, 1988). La zona seleccionada para la actividad experimental está clasificada como Macroárea II por Rouanet (1982).

Para el estudio se seleccionaron 12 colmenas tipo Langstroth, de dos cuerpos cada una. El experimento se llevó a cabo utilizando abejas que salen del invierno, tal como las mantiene el apicultor en la zona, con el objeto de no llevar el trabajo a un plano que no correspondiese a la realidad. Se realizó una visita el 29 de septiembre del 2004, con la finalidad de hacer un reconocimiento del apiario en el cual se establecería el experimento.

La segunda visita, realizada el 13 de octubre del 2004, permitió confeccionar un bosquejo del apiario y un reconocimiento de especies vegetales presentes en el lugar. El día 28 de octubre del 2004 se realizó una revisión del colmenar, con el fin de seleccionar las doce colmenas de características similares para ser utilizadas en el experimento. Se buscó que éstas estuvieran en las mejores condiciones sanitarias, similar cantidad de abejas, cuadros de postura y alimento.

Es importante mencionar que las condiciones climáticas imperantes durante la primavera atrasaron alrededor de 20 días el comienzo del experimento, ya que las lluvias y las bajas temperaturas del mes de octubre no permitieron realizar las labores en las fechas preestablecidas.

 El experimento comenzó el jueves 4 de noviembre de 2004. Para la instalación del sistema triple reina se tomaron nueve colmenas de dos cuerpos tipo Langtroth, dejando tres como testigo, agrupadas horizontalmente de tres en tres, al mismo nivel, una junto a la otra, con las piqueras de las orillas orientadas 160° Sureste, mientras que la piquera central fue orientada en el sentido contrario (Figuras 1, 2 y 3). El cambio de disposición de las piqueras se realizó para evitar que ocurriera deriva entre las colmenas que formaron parte del sistema. El fenómeno de deriva es definido por Prost (1985) como el cambio de colonia de las pecoreadoras a pesar de la señalización de su domicilio. Esta se puede manifestar en colonias dispuestas en filas paralelas con las piqueras orientadas en la misma dirección. Por ejemplo, frente a las flores a cosechar, las colmenas de la primera fila captan pecoreadoras ajenas a la vuelta del campo, o las colmenas situadas en los extremos de las filas recogen pecoreadoras de colmenas más centrales.


Figura 1. Esquema sistema triple reina mostrando la malla de homogeneización de olores.














Figura 2. Vista anterior del sistema triple reina.
















Figura 3. Vista posterior del sistema triple reina.




Entre las tres colmenas se montó una malla de plástico (Figura 1), y sobre éstas dos alzas con marcos con cera estampada. La función de esta malla es suprimir temporalmente el paso de las abejas hacia las alzas recién puestas y facilitar que se mezclen los olores característicos de cada reina y obreras (feromonas), de manera que al final existiera un olor común en toda la colmena, evitando con esto que ocurrieran posteriores peleas y muerte entre las abejas al retirar la malla y ser reemplazada por la rejilla excluidora de reinas. Así se logró que las tres colonias pudieran funcionar más adelante como una sola unidad. La ubicación de esta malla en el sistema triple reina se puede observar en la figura 1.


Se confeccionaron, además, seis medios techos y seis medios entretechos para proteger los espacios laterales que quedaron descubiertos.

 Pasado seis días (10 de noviembre de 2004), se retiraron las mallas plásticas, las que fueron reemplazadas por excluidores de reinas, lo que permitió el libre tránsito de las abejas desde las tres cámaras hacia las alzas superiores. En este momento comenzó a funcionar el experimento como tal. La distribución de las alzas, piqueras y rejillas excluidoras se puede apreciar en las figuras 2 y 3.

Para el establecimiento de las colmenas testigos fueron seleccionadas tres colmenas tipo Langtroth de dos cuerpos, una a cada lado del sistema triple reina, para que los resultados fueran lo más representativos posibles. Estas se manejaron de manera tradicional, similar al procedimiento realizado con el sistema triple reina. Se les agregaron alzas en la medida que se fueron necesitando, y marcos con cera estampada en las cámaras de cría para dar lugar a la postura de la reina. En la figura 4 se puede apreciar el sistema triple reina, y a su lado la colmena testigo. En la figura 5 se observan las cámaras de cría con sus alzas de alimentación, y sobre éstas los excluidores de reina.

La distribución de las colmenas en el apiario donde se estableció el experimento se muestra en la figura 6. Este estaba formado por tres hileras de colmenas, en cada una de las cuales se ubicó un sistema triple reina y a su lado la colmena testigo (Figura 4).

Figura 4. Sistema triple reina y su respectivo testigo (a = Sistema triple reina; b = Colmena testigo).













Figura 5. Alzas y rejilla excluidora de reina en el sistema triple reina.


Es importante mencionar que tanto a las colmenas testigos como a las triple reina se les agregaron alzas con marcos con cera estampada y no estirada, lo que obligó a las abejas a un mayor trabajo, ya que deben estirar la cera antes de utilizarlas.

 El manejo realizado a las colmenas consistió en una revisión periódica, una vez por semana, desde el montaje del sistema, el 4 de noviembre de 2004, hasta la fecha de la cosecha. Las colmenas fueron revisadas con la finalidad de controlar aquellos factores que pudieran incidir en la producción de miel. Las labores realizadas en los sistemas triple reina y en las colmenas testigo fueron las mismas, para no llevar el experimento a condiciones que no corresponden a la realidad. Estas labores consistieron principalmente en:

- Destrucción de las celdillas reales que se encontraban en los marcos. Esto se realizó tanto en los sistemas triple reina como en los sistemas convencionales o testigos.

- Se facilitó espacio mediante la colocación de alzas a medida que lo fueron necesitando. La primera alza fue puesta cuando se estableció el sistema. Ésta fue la misma utilizada para la homogeneización de olores. La segunda alza común fue instalada el 18 de noviembre, o sea, ocho días después que comenzó a funcionar el sistema triple reina como tal.

- Facilitar espacio a la reina para su postura, realizando un traslado de marcos con cría y abejas a la segunda alza común, para incentivar el ascenso de las abejas desde las cámaras inferiores y estimular la producción de miel. En la cámara de cría y primera alza individual de cada colmena, los marcos retirados fueron reemplazados con marcos con cera estampada, para dar más espacio a la reina para su postura.

La cosecha se realizó el 11 de enero del 2005, cuando se verificó que más del 75% de las celdillas estaban operculadas. En los marcos no operculados, si al sacudirlos la miel no gotea, es señal de que está madura y puede ser cosechada.

Los marcos fueron puestos en alzas vacías y éstas rotuladas, para posteriormente trasladarlas a la sala de cosecha, ubicada en la ciudad de Nueva Imperial. Allí las alzas fueron pesadas con todos los marcos en su interior, luego los marcos fueron puestos en la máquina desoperculadora, centrifugados y la miel puesta en tambores. Los marcos, luego de ser centrifugados, se pusieron nuevamente en las alzas, y éstas pesadas. Se obtuvo el rendimiento de miel por diferencia de peso. La actividad de cosecha se realizó una sola vez y no se practicó transhumancia en ninguno de los sistemas. Aunque las colmenas pudieran eventualmente ser cosechadas una segunda vez, esto no se realizó por necesidades del dueño del apiario. Además, una segunda cosecha muy tarde en la temporada expone a las colonias a falta de alimento para el invierno por el término de la floración y riesgo de pillaje.

El diseño experimental utilizado fue completamente al azar con dos tratamientos, colonias simples con una reina por colmena, y colonias triple reina con tres reinas por colmena. Cada tratamiento contó con tres repeticiones. Para el análisis de los datos se recurrió a la estadística no paramétrica, empleándose la prueba U de Mann-Whitney (Siegel, 1983).


RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Los resultados generales de la producción de miel alcanzados por los sistemas testigos y triple reina están representados en la figura 6. En ésta se destaca una clara superioridad en el rendimiento de las colmenas triple reina que alcanzaron una producción promedio de 85 kg de miel, comparado con los 19 kg de miel obtenidos por las colmenas testigo con una diferencia de 66 kg entre ambos sistemas, lo que fue estadísticamente significativo. Lo anterior significó un 82% del total obtenido en la cosecha del sistema triple reina contra el 18% restante del sistema de producción tradicional. Estos resultados coinciden con Susaeta (1968), González (1979), Villarroel et al. (1988), Gutiérrez y Rebolledo (2000) y Gris et al. (2004) quienes encontraron que el sistema plurirreina produce más miel por unidad, aunque ellos trabajaron con sistemas de doble reina.

La figura 7 muestra las producciones individuales de cada uno de los sistemas. En ésta se puede observar que en las colmenas de una sola reina, fue la número dos la que logró la mayor producción, mientras que la colmena tres tuvo la menor. En la misma figura se observa que en el caso de las colmenas triple reina fue la número tres la que alcanzó los mayores valores de producción con 94 kg de miel, mientras que la colmena uno fue la que obtuvo la menor producción con 79 kg de miel.

Figura 6. Producción promedio con una y tres reinas por colmenas.



Figura 7. Producción de miel con una y tres reinas por colmenas.


 












No hubo diferencias en el tiempo de maduración entre ambos sistemas, ya que al momento de la cosecha, tanto las colonias testigo como las triple reina se encontraban en similares condiciones. En los sistemas triple reina se observó una mayor población de abejas, considerablemente superior a los sistemas de reina única. Esto hace suponer una posible producción de núcleos superior al sistema tradicional consiguiendo con ello una mayor rentabilidad por unidad. En este respecto, García (2002) señala como conclusión de varias experiencias realizadas en Argentina, que la producción de núcleos es una alternativa viable con colmenas plurirreinas.

En las diferentes visitas realizadas durante el estudio se comprobó que el tiempo empleado en revisar las colmenas de una sola reina es mucho más breve y menos agotador, debido a que el sistema triple reina presenta mayor número de unidades a mover. Otro aspecto que demandó mucho esfuerzo fue la prevención de la enjambrazón, que resultó mucho más complicado en el sistema triple reina, inclusive cuando se trasladaron panales con huevos a las alzas mielarias, es decir, aquellas que estaban sobre las rejillas excluidoras, las abejas estiraron celdillas reales que fue necesario destruir, situación que se remedió agregando panales con cría operculada. A pesar de la revisión periódica, de todas formas una de las unidades del triple reina enjambró, específicamente la colmena número 2. Aun a pesar de ello, esta colmena triple reina logró una producción de 82 kilogramos.

Otra de las dificultades que presentó el sistema triple reina fue ubicar la reina, aspecto importante en este estudio. Por tanto, un requisito esencial para un buen manejo de este sistema es marcar las reinas de la temporada para facilitar la prevención del enjambre. Finalmente, es necesario señalar que el sistema de triple reina requiere necesariamente de entrenamiento para llevarlo a escala comercial.


CONCLUSIÓN

Del presente trabajo y bajo las condiciones en que se realizó la investigación se concluye que el sistema triple reina produce significativamente más miel que el sistema convencional de una reina por colmena. No existen diferencias en el tiempo de maduración de la miel. El sistema triple reina demandó mayor número de labores que el sistema testigo de una sola reina por colmena y se estima la necesidad de marcar las reinas para el manejo eficaz del sistema.
Por billibilli - Publicado en: Miel - Comunidad: Apicultura
Escribir un comentario - Ver los 4 comentarios
Wednesday 11 march 3 11 /03 /Mar 05:26
Un estudio realizado por especialistas llegó a la conclusión que el Cumafós es el acaricida de mayor eficacia para el tratamiento de la Varroa. La investigación incluyó trabajos a campo, a fin de evaluar la eficacia acaricida de tres principios activos diferentes para lograr el control del ácaro Varroa Destructor. Se trabajó sobre dos acaricidas de síntesis como el Cumafós y el Fluvalinato y un acaricida orgánico como el Timol. El estudio, presentado en Mar del Plata, fue realizado por Marcangeli, Pérez y Leveratto. Los resultados obtenidos mostraron una efectividad superior al 85 por ciento en el Cumafós, seguido por el Fluvalinato con 65 por ciento y finalmente el Timol con 63,68 por ciento. En todos los casos se observaron diferencias altamente significativas entre los grupos tratados y testigo. Estos resultados indicarían que solamente el Cumafós resultaría altamente efectivo para controlar al parásito, aunque debido a su gran residualidad solo se aconseja su utilización en tratamientos post-cosecha.

El Timol sólo se recomendaría para casos de producción orgánica de miel o cuando las colonias presentan bajos niveles de infestación por parte del ácaro. Desde su aparición, el problema de la Varroasis se transformó en el principal obstáculo para el desarrollo de la apicultura. Año tras año, cientos de colmenas mueren como consecuencia de esta enfermedad. Las investigaciones ejecutadas tendientes al control de este ácaro se han focalizado en tratamientos que una vez aplicados, muestran efectividad a largo plazo eliminando los parásitos que van emergiendo periódicamente de las celdas de cría.

 Material y métodos
Los ensayos se realizaron en colmenares experimentales ubicados en el partido de La Plata, provincia de Buenos Aires en el periodo post - cosecha. Se probaron tres principios activos diferentes: Timol en tabletas (acaricida orgánico); Cumafós y Fluvalinato (acaricidas de síntesis) en tiras de liberación continua. Al inicio de la experiencia, la totalidad de las colmenas fueron provistas de pisos móviles especiales diseñados para la recolección de los ácaros muertos. Los grupos experimentales se conformaron de la siguiente manera: a) Timol donde se colocaron 4 tabletas evaporables sobre los cabezales de los marcos de la cámara de cría; b) Cumafós en 2 tiras plásticas de liberación continúa ubicados entre los cuadros de cría; c) Fluvalinato en 2 tiras de liberación continua y d) un grupo control. Este último grupo no recibió ningún tratamiento durante la experiencia. Semanalmente, se realizaron controles en los pisos de las colmenas para contabilizar los ácaros muertos. Una vez terminados los tratamientos, la totalidad de las colonias recibió un procedimiento de choque (amitraz en tiras de liberación continua) para eliminar los ácaros remanentes y poder calcular la eficacia del producto.

Varroaresistencia
Hace varios meses se descubrió un fenómeno de Varroaresistencia al Cumafós en varios apiarios. Estudios realizados en el laboratorio de Artrópodos de la Universidad de Mar del plata habían anunciado este problema. El uso incorrecto y abuso reiterado del Cumafós creó una clase de Varroa prácticamente indestructible por este acaricida. Los estudios surgieron a partir de la detección y análisis de dos casos de Varroaresistencia que se registraron en la provincia de Entre Ríos. Para la gran mayoría de productores que no tienen inconvenientes con el Cumafós, que lo sigan utilizando ya que es una droga altamente eficiente, para aquellos que tiene signos de resistencia que cambien por otro principio activo, fue el consejo, en su momento, de especialistas en el tema.

Puedo concluir del estudio que el cumafos es efectivo, solo que hay que tener la precaución de rotarlo por otro. Nunca hacer dos tratamientos consecutivos. Además se puede usar oportunamente en julio cuando la varroa foránea esta fuera de la celda de cría. Como menciona el articulo no usar a fines de invierno y comienzo primavera su efecto residual pone en peligro nuestra actividad. Esta muy claro que post cosecha cumplirá su cometido.
Tambien quiero recordar que es el acaricida mas economico, lo que va directamente a mejorar la rentabilidad.

Fte. http://www.todomiel.com.ar/notas/sanidad/articulo_sanidad.php?get_nota_id=1171&get_nota_titulo=El%20CUMAF%C3%93S%20es%20el%20acaricida%20m%C3%A1s%20eficaz
Por billibilli - Publicado en: Sanidad - Comunidad: Apicultura
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Wednesday 11 march 3 11 /03 /Mar 04:50


Es un artículo Mexicano, la gracia que tiene que nos indica que podemos diversicar  (tener mas de una alternativa de producción) la explotación apicola, es decir, que al sacar subproductos mejoramos la rentabilidad.

Para lograr esto, (producción de polen) hay que conocer muy bien la flora del sector y dar un manejo adecuado a las colmenas para la producción de miel y polen.

Es muy interesante lo que se explica en este artículo, la moneda oficial de México es el peso y para tener una estimación debemos hacer la transformación de peso a dólar o a Euro para saber la rentabilidad.

 

PD, 1 peso mexicano = 100 centavos en moneda de USA.

 

 

Manejo de la colonia de abejas para cosechar polen con la instalación de trampas, para lograr un ingreso económico adicional a la producción de miel, diversificar los productos de la colmena y el aprovechamiento integral de los recursos. Bajos ingresos, $420.00 por colmena, ya que tradicionalmente el apicultor se dedica a la cría y explotación de abejas únicamente para la cosecha de miel.

 

Manejo de la colonia de abejas para cosechar polen con la instalación de trampas, para lograr un ingreso económico adicional a la producción de miel, diversificar los productos de la colmena y el aprovechamiento integral de los recursos.

 

Problema a resolver

Bajos ingresos, $420.00 por colmena, ya que tradicionalmente el apicultor se dedica a la cría y explotación de abejas únicamente para la cosecha de miel.

 

Recomendación para su uso

 

Las colonias de abejas seleccionadas para la producción de polen deben poseer: buena población de abejas adultas, al menos seis panales de cría en todas las etapas de desarrollo, suficientes reservas alimenticias y ausencia de parásitos y enfermedades.

 

Antes de iniciar el trampeo de polen se debe cambiar la reina vieja por una joven. Las trampas de polen se instalan en el piso de la colmena. Hay que poner especial atención al equipo donde se aloja la colonia. Debe estar en buenas condiciones, de manera que el único acceso de las abejas a la colmena sea a través de la trampa de polen.

 

La recolecta de polen se hace cada segundo día. En regiones de clima lluvioso se debe recoger diariamente. En zonas tropicales la cosecha de polen se recomienda realizarla desde octubre hasta junio.

 

El trampeo de polen se debe hacer en forma alternada (7 días de trampeo con 7 días de descanso), para permitir el ingreso de polen en la colonia para su sustento.

Durante los grandes flujos de néctar se retiran las trampas de las colmenas. El rendimiento promedio anual por colonia es de 8 kilogramos. El polen cosechado se deposita en bolsas de papel evitando su exposición directa a los rayos del sol. Posteriormente se mantiene en congelación para consumirlo en fresco o secarlo para reducir su contenido de humedad y envasarlo.

 

Ámbito de aplicación

 

La recolección de polen se puede hacer en todas aquellas regiones del país que cuenten con abundante flora polinífera tropical, como son los estados del sureste, la franja costera del pacífico y el centro de la República Mexicana. Todo apicultor grande o pequeño y con la adecuada capacitación, puede beneficiarse con la cosecha de polen.

 

Disponibilidad

 

Esta tecnología está disponible en el Campo Experimental Tizimín. Accesible a todo apicultor interesado en el proceso de producción. El equipo y las trampas de polen se compran con proveedores comerciales de equipo apícola en el país. También se pueden adquirir a través del Programa de Fomento Apícola de la Alianza para el Campo en la Secretaría de Desarrollo Rural de los estados.

 

Costo estimado

 

Para iniciar la producción de polen se invierten $150.00 pesos por colmena para comprar una trampa. Amortizada a cinco años el costo por año es $30.00. Adicionalmente se invierten $60.00 para la compra de una nueva reina.

Resultados esperados

 

Incrementar 2.5 veces el ingreso bruto del apicultor, al incorporar la cosecha de polen sumado al ingreso tradicional de la miel.

 

El valor comercial del producto nacional procesado es de $80.00 por kilogramo. Con base a la utilidad bruta se obtienen adicionalmente $640.00 por colonia al año con la colecta del polen v.s. cosecha de miel.

 

Cosecha de miel más polen:

 

Ingreso = Cosecha de miel $420.00 + cosecha de polen $640.00 = $1060.00

 

Cosecha de miel:

 

Ingreso = Cosecha de miel $420.00

 

Impacto potencial

 

En la Península de Yucatán existen 400 mil colonias con potencial para producir polen. De aplicarse la tecnología en el 50% de las colonias, se beneficiaría 6,500 apicultores de extracción campesina.

 

Información adicional

 

l Es fundamental realizar el estudio de mercado de polen y construir la cadena agroindustrial de la misma para asegurar el éxito.

 

Ámbito de aplicación de la tecnología

 

Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Veracruz, Chiapas, Oaxaca, Colima, Michoacán, Jalisco.

 

 

 

 

 

M.C. Jorge A. Vivas Rodríguez

Campo Experimental Tizimín.

inifap@tizimin.com.mx

Por billibilli - Publicado en: Polen - Comunidad: Apicultura
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Wednesday 11 march 3 11 /03 /Mar 04:25

Según Andrea Chasqueira ingeniero agrícola, especializado en la apicultura, las abejas en Portugal "son para huir de las colmenas sin retorno», y las causas de vuelo y el destino de las abejas todavía desconocido.

 

A pesar de não existirem resultados científicos, Andrea Chasqueira considera que «o uso de herbicidas e pesticidas nos campos pode ser a principal causa para o desaparecimiento das abejas das ssus colmenas.» Aunque no existen resultados científicos, Andrea Chasqueira cree que el uso de herbicidas y pesticidas en los campos puede ser la principal causa de la desaparición de abejas de sus colmenas. "

 

O presidente da Federação Nacional de Apicultores de Portugal (FNAP), Manuel Gonçalves, el presidente de la Federación Nacional de Apicultores de Portugal (FNAP), Manuel Gonçalves, considera que "las abejas mueren fuera de la colmena, que está deshabitada, lo que conduce a la aparición de enfermedades en las colmenas, ya que la presencia de estos insectos, también autónomas, impide la aparición de la malaria.

 

Las Azores son una región del país con cada vez menos apicultores y colmenas de Madeira es uno en el que los apicultores son menores (alrededor de 11 colmenas por apicultor).

 

Recientemente, se han conocido varios casos de ataques de abejas en todo el mundo, regalando algunas muertes: en Portugal, sólo en la zona central, hay un registro de dos muertes causadas por ataques de abejas, uno en Montemor o-Velho y otros Tábua en el distrito de Coimbra.

 

La próxima semana, un grupo de científicos en este ámbito se reunirán en Bruselas para debatir la situación de la apicultura en Europa.

 

Diário Digital / Lusa Diário Digital / Lusa

 

Pd, concuerdo con la literatura, el uso indiscriminado de pesticida en la agricultura pone en jaque esta actividad.

Por billibilli - Publicado en: Generales - Comunidad: Apicultura
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios

Presentación

Perfil

  • billibilli
  • La apicultura, el arte de criar abejas
  • Hombre
  • polen bee apiterapia abejas apicultura
  • Pasiòn por la apicultura y la apiterapia, de profesiòn Tec. Agrìcola . Espero que les guste este blog y podamos tener un intercambio de opiniones. blogbillibilli@gmail.com

Imágenes aleatorias

  • 18-sept-109.jpg
  • mayo09-104-copia-1.jpg
  • abejas-y-el-campo 2948
  • Octubre2007-075.jpg
  • alonso 073

Categorías

Últimos Comentarios

Calendario

August 2014
M T W T F S S
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             
<< < > >>
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados